3/3/09

Las cupcakes no son malas personas

Demasiado bonitas.
Demasiados colores.
Demasiado femeninas.
Demasiadas calorías.
Demasiado alegres.
Demasiada perfección.

Demasiados demasiados.

Me parecían sospechosas. Claramente, no eran para mí. 
 
(Esther y The hummingbird bakery curaron mi tonta parálisis)

3 comentarios:

Germán dijo...

¿cuál de las dos mira a quién con ojos golosos?

HOUDINI dijo...

Que suerte tienes, a mí me paralizaron la mitad de la substancia gris, ni 15 ácidos hubieran conseguido semejante hazaña

HOUDINI dijo...

¡Ah! los ojos golosos solo los ponen las niñas tontas no una magdalena con pinta de seta venenosa.

                                                            Ir Arriba
········································································································································                                                       Parador